uy.acetonemagazine.org
Nuevas recetas

9 alimentos a los que no te diste cuenta que eres adicto

9 alimentos a los que no te diste cuenta que eres adicto



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Nos guste o no, ciertos alimentos son muy adictivos

La comida chatarra desencadena muchos de los mismos centros de placer en el cerebro que la cocaína.

La comida nos nutre, por lo que es extraño describirla de la misma manera que lo haríamos con una droga peligrosa, pero en realidad, ciertos alimentos son increíblemente adictivos.

9 alimentos a los que no te diste cuenta que eres adicto (presentación de diapositivas)

Los alimentos, como las drogas, afectan los centros de placer en nuestro cerebro e incluso pueden inspirar síntomas de abstinencia y una mayor tolerancia, lo que significa que necesitamos más y más para obtener el mismo "efecto". calibrados para darnos el mayor placer posible y hacer que regresemos por más y más. Diablos, los jefes de las empresas de alimentos más grandes de Estados Unidos incluso convocó una reunión en 2008 para abordar este mismo problema.

Los estudios científicos han demostrado que si se nos da la oportunidad, comeremos alimentos poco saludables de forma compulsiva. Un estudio de 2010 sobre ratas encontró que cuando se les da acceso ilimitado a alimentos poco saludables, las ratas simplemente siguen comiéndolos, incluso después de recibir una descarga eléctrica cuando comen más de lo que deberían. Por eso a veces es tan difícil alejarnos de ciertos alimentos, incluso después de que dejamos de sentir hambre: es porque somos adictos a ellos.

Así que sigue leyendo para conocer 9 alimentos a los que quizás no te hayas dado cuenta de que eres adicto. Y la próxima vez que esté a punto de tomar esa segunda porción, pregúntese si es su estómago o su cerebro lo que realmente lo quiere.

Pasta y Pan


Comer carbohidratos como el pan y la pasta libera dopamina en nuestros cerebros, lo que nos proporciona un subidón natural y estimula los mismos centros de placer que la cocaína y la heroína. Anhelamos los carbohidratos al igual que los adictos a las drogas anhelan su próxima dosis, e incluso existe la abstinencia de carbohidratos, que generalmente se manifiesta con dolores de cabeza, ansiedad e irritabilidad.

Bocadillos salados


"Salado" es uno de los cinco gustos básicos podemos sentir, junto con lo dulce, lo amargo, lo amargo y el umami. Las cosas saladas saben bien, y cuando comemos algo que sabe bien, activan los centros de placer y recompensa en el cerebro. No hay razón para dejar de hacer algo que nos haga sentir bien, ¿verdad? Tu cerebro está de acuerdo.


9 cosas que no sabías que podías hacer con una licuadora

Soy bueno con los batidos. Ahora mira qué más puede hacer mi licuadora.

Cuando vives en un apartamento pequeño, los electrodomésticos son simplemente tontos de espacio y mdash, por lo que todos deben usar muchos sombreros (no son bienvenidos los solitarios). Hago suficientes batidos y batidos para mantener mi licuadora en la encimera, pero eso significaba que tenía que hacer que la cosa pequeña pero poderosa ganara su preciada ubicación.

En estos días, siempre estoy buscando formas en que la licuadora pueda ahorrarme tiempo en la cocina (admito que en parte se debe a que soy adicto a ver cómo se descomponen ingredientes enteros frente a mis ojos). Ahora, mantengo la máquina ocupada con una lista regular de platos, como aderezos para ensaladas, sopas y margaritas. Aquí están algunos de mis favoritos:

1. Sopa

Tuve un momento revelador la primera vez que transferí batatas hervidas de una olla en la estufa a una licuadora: vertí una lata de leche de coco y presioné inicio. De repente, la sopa apareció como por arte de magia.

2. Salsa

Los tomates frescos o enlatados tienen texturas lo suficientemente suaves como para que una licuadora los descomponga instantáneamente, acercándote un paso más a lograr la auténtica comida mexicana. Bono: si su licuadora es remotamente resistente, solo tiene que darle al ajo y la cebolla un corte muy áspero. Agregue los tomates enlatados y sus jugos a una licuadora con un jalape & ntildeo (sepárelo si prefiere menos picante), una cebolla pequeña, unos dientes de ajo pelados, un puñado de hierbas frescas (perejil o cilantro), jugo de limón y sal. Puede personalizarlo agregando comino, frijoles negros, pimientos, maíz y más.

Consejo delicioso: Las licuadoras necesitan un poco de líquido para que sus cuchillas hagan su trabajo, por lo que si está pulverizando alimentos sólidos de textura más dura, es mejor que use un procesador de alimentos.

3. Crema batida

¿No estás de humor para someter tus bíceps a un entrenamiento intenso? Te siento. Reduzca los minutos del trabajo manual combinando crema espesa, una pizca de azúcar y un chorrito de extracto de vainilla en su licuadora y batiendo a fuego alto hasta que se formen picos suaves, aproximadamente 20 segundos.

4. Vinagreta

La forma más fácil de aderezar las verduras: vierte tres partes de aceite y dos partes de jugo de limón en la licuadora y sazona con sal (y una pizca de azúcar si quieres un poco de dulzura).

5. Cócteles

Ya sea que tenga amigos para tomar una copa o me embarque en un tipo diferente de juerga (¡es broma!), Recurro a la licuadora para preparar una gran cantidad de cócteles, incluidos los helados, en menos de un minuto.

6. Pesto

Los puristas pueden preferir un mortero para esta salsa de hierbas, pero ¿quién tiene tiempo (o espacio) para una? Agregue su hierba, queso, ajo, nueces y aceite, y estará en la vía rápida hacia la felicidad de la pasta.

7. Helado de plátano

El helado de plátano es el postre milagroso del mundo de la dieta y mdash, tiene la misma consistencia que el helado, pero es mil millones de veces más saludable. Eche sus plátanos congelados + cualquier mezcla que desee en su licuadora y satisfaga su gusto por lo dulce sin matar su dieta saludable.

8. Panqueques y waffles

Un tazón funciona bien, pero su licuadora le brinda una mezcla más suave y además, puede verter fácilmente la masa en la sartén.


Necesitas comprar pantalones más grandes.

Beber muchos refrescos, como la Coca-Cola, que tiene un alto contenido de jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, se asocia con un aumento de la "adiposidad visceral", que es el lenguaje científico de la grasa abdominal. En un estudio publicado en el Revista de investigación clínica, los investigadores dieron a los adultos con sobrepeso una de dos bebidas dulces, ya sea una bebida endulzada con glucosa o una bebida endulzada con fructosa. Después de 10 semanas, los investigadores observaron aumentos significativos en la grasa corporal total en ambos grupos, pero solo aumentos significativos en la grasa abdominal en el grupo que consumió fructosa. Docenas de otros estudios observacionales han relacionado el alto contenido de fructosa de los azúcares agregados con el exceso de grasa abdominal. Otro problema inherente a los refrescos y otras bebidas dulces es que es muy fácil consumir grandes dosis de azúcar en un corto período de tiempo. Los refrescos pueden ser obvios, pero hay otros 13 alimentos que no sabías que causan grasa abdominal.


13 adicciones extrañas que no sabías que podías desarrollar

Desde piercings hasta comer tierra, los expertos médicos revelan las cosas a las que no sabías que podrías ser adicto.

La adicción es un tema complejo. No siempre son las drogas, el alcohol o la comida lo que engancha a la gente. La adicción puede manifestarse de muchas formas: física, psicológica y conductual, ya sea que haya o no una dependencia química real involucrada, según un análisis de 2012 de la adicción y las conductas adictivas de la Universidad de Indiana. Por lo tanto, las personas pueden volverse adictas a las acciones, los sentimientos o los comportamientos, no solo a las sustancias. Desde comer vasos hasta broncearse y amamantar, aquí hay algunas adicciones extrañas que probablemente nunca conoció.

Si alguna vez se encuentra luchando con algún tipo de adicción, comuníquese con la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias al 1-800-662-HELP.

iStock

Como puede imaginar, ser adicto a consumir fragmentos afilados de vidrio roto es extremadamente peligroso. Pero la adicción por naturaleza no es un comportamiento impulsado por la razón, la lógica o el deseo de protegerse de causar daño a su cuerpo. Saber que ese es el caso ayuda a comprender el peligroso trastorno llamado hialofagia, un trastorno alimentario categorizado que es una adicción al consumo de materiales de vidrio, según un estudio de caso de 2008 publicado en el Revista India de Cirugía.

iStock

Aquellos que consumen deliberadamente tierra, tierra o arcilla tienen geofagia. Esta condición se ha definido como todo, desde una enfermedad psiquiátrica hasta una respuesta a la pobreza, según un estudio de 2002 publicado en el Revista de la Real Sociedad de Medicina. Los investigadores encontraron que, si bien es poco común en los países desarrollados, la geofagia se ha documentado en libros de texto médicos que datan del año 460 a. C.

iStock

Cada vez que te haces una nueva perforación, tu cuerpo libera endorfinas, una respuesta al dolor de la aguja que atraviesa tu piel. Como Stephanie Hutter-Thomas, PhD, perforadora corporal profesional y profesora de psicología del arte corporal, explicó a Refinería29: "El dolor nos permite experimentar placer al presentar un contraste adecuado para nuestro cerebro. Muchos entusiastas de las perforaciones describen la sensación después de obtener una como liberación y relajación. Algunas personas buscan un procedimiento de perforación como una forma de autoterapia, lo que les permite liberar el estrés . "

iStock

Para algunas personas que buscan una piel bronceada durante todo el año, el uso de camas solares puede convertirse en algo más que un pasatiempo. Según un estudio de 2011 publicado en la revista Biología de la adicción, la exposición a los rayos ultravioleta emitidos por una cama de bronceado también desencadena la liberación de endorfinas en el cerebro, lo que los científicos creen que explica al menos parcialmente el razonamiento detrás de la tanorexia, el nombre del trastorno que es la adicción al bronceado.

iStock

Según un estudio de 2012 publicado en la revista Revisiones actuales de psiquiatría, tanto como el 8.2 por ciento de la población tanto en los Estados Unidos como en Europa está lidiando con la adicción a las redes sociales. Los investigadores teorizan que las personas se vuelven adictas a las redes sociales como resultado de recibir "múltiples niveles de recompensa" que son similares a las que buscan los adictos al juego.

Cuando una persona es adicta a desplazarse por Instagram o publicar en Facebook, experimenta síntomas "similares a los que experimentan las personas que sufren adicciones a sustancias". Mark D. Griffiths, PhD, profesor de adicción conductual en la Universidad de Nottingham Trent, escribió para Psicología Hoy.

iStock

Así como hay personas que buscan la felicidad a través del amor y el afecto recíproco, también hay quienes encuentran cierto placer en sentirse rechazados. Como psicólogo Robert Firestone Explicó al HuffPost, la experiencia de no ser aceptado refuerza la "voz interior crítica" de una persona pesimista, y es más fácil mantener una mentalidad negativa que desafiar esos pensamientos y trabajar en pensar positivamente.

De hecho, un estudio de 2010 publicado en el Revista de neurofisiología descubrió que ser rechazado estimula las partes del cerebro asociadas con la motivación y la recompensa (los mismos receptores que impulsan la adicción).

iStock

Sí, existe la adicción a la zanahoria, según un estudio histórico de 1996 publicado en el Revista de Psicología de Australia y Nueva Zelanda. Según el estudio, se cree que la base de la adicción es el betacaroteno, que puede "replicar el componente adictivo de la nicotina". Los investigadores afirmaron que esta adicción causa síntomas de abstinencia como nerviosismo, ansias, insomnio e irritabilidad.

iStock

Convirtiéndose también centrarse en una alimentación saludable en general puede potencialmente conducir a un trastorno alimentario conocido como ortorexia, según lo cataloga la Asociación Nacional de Trastornos Alimentarios. Para las personas con ortorexia, la obsesión por comer "bien" es tan abrumadora que en realidad tiene un efecto contrario y poco saludable, que a menudo conduce a la desnutrición, el estrés y una disminución en la calidad de vida.

iStock

Si se encuentra haciendo ejercicio debido a lesiones hasta el punto de causar daños corporales o si se pone ansioso cuando pierde un entrenamiento, es posible que tenga una adicción conductual a hacer ejercicio. Esta adicción en particular, que afecta a más de un millón de estadounidenses, según una investigación de 2017 en el Revista médica británica- se ve a menudo en personas con trastornos alimentarios y trastornos de la imagen corporal.

iStock

Fue solo en 2018 que la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció oficialmente el trastorno del juego como una condición real y diagnosticable. Pero jugar videojuegos se ha descrito durante mucho tiempo como una actividad potencialmente adictiva. Para ser diagnosticado con el trastorno, dice la OMS, "el patrón [de comportamiento] debe ser lo suficientemente grave como para resultar en un deterioro significativo en las áreas personal, familiar, social, educativa, ocupacional u otras áreas importantes del funcionamiento, y normalmente habría sido evidente durante al menos 12 meses ".

iStock

El trastorno de acumulación, o disposofobia, es una condición que la Asociación Estadounidense de Psiquiatría clasifica como que involucra la práctica de ahorrar en exceso artículos que otras personas podrían considerar inútiles. En muchos casos, la adicción al acaparamiento obstaculiza la vida cotidiana de alguien, lo que dificulta moverse por la casa, recibir amigos e incluso mantenerse saludable.

iStock

Hay muchas mamás en todo el mundo, incluida la actriz Penélope Cruz—Que han luchado por dejar de amamantar debido al vínculo emocional que crea entre ellos y su hijo.

Mallory Bourn, una autoproclamada adicta a la lactancia materna, lo describió a la Espejo así: "Soy adicto al apego y la cercanía que trae, esa conexión poderosa. Cuando pienso en detenerme, me siento realmente triste. Estoy tan apegado a él y no puedo imaginar mi día sin esos alimentos".

iStock

Para las personas con bibliomanía, no se trata de leer per se, sino de poseer libros. De hecho, muchos bibliomaniacos se abastecerán de varias copias del mismo libro, recolectando todos y cada uno de los que pueden tener en sus manos hasta que no les quede espacio en su casa. En un caso severo, un hombre en Iowa con el nombre de Stephen Blumberg incluso llegó a robar más de 23.600 libros por un valor total de 5,3 millones de dólares, lo que le valió el apodo de "el bandido de los libros".


9 cosas repugnantes que no sabías y # x27t te has estado comiendo toda tu vida

Algunos alimentos procesados ​​se disfrutan más cuando se consumen bajo un velo de ignorancia.

Otto Von Bismarck, el político que supuestamente acuñó la frase: "Si te gustan las leyes y las salchichas, nunca debes ver cómo se elaboran ninguna de ellas", lo sabía muy bien.

Pero, ¿qué pasa con las comidas diarias que asumimos que eran seguras, como el pan, los refrescos y los cereales? Incluso si algunos de estos alimentos parecen inocuos, el hecho de que necesitemos inflar nuestros bocadillos con aditivos dice mucho sobre lo lejos que se ha vuelto nuestra comida de "natural". Lea a continuación para descubrir qué ingredientes se esconden realmente detrás de esas etiquetas.

Enumerados bajo "ingredientes" como: Castoreo

Cómo lo consumimos: Delicias con sabor a vainilla

Incluso si el castóreo, un líquido que se encuentra en los sacos de ricino cerca del ano de un castor, puede no SONAR sabroso, se usa ampliamente como sustituto del sabor a vainilla.

Enumerados bajo "ingredientes" como: L-cisteína

Cómo lo consumimos: Bagels, pasteles y más.

Lo crea o no, este compuesto hecho de cabello humano y / o plumas de pato se usa en realidad como potenciador del sabor. La L-cisteína es bastante común, así que no se sorprenda si ya ha comido algo hoy.

Enumerados bajo "ingredientes" como: Colorante alimenticio.

Cómo lo consumimos: Casi cualquier alimento teñido artificialmente

Cuando los fabricantes comenzaron a producir colorantes alimentarios sintéticos hace casi 120 años, dependían en gran medida del alquitrán de hulla (el subproducto del carbón carbonizado). Aunque la industria alimentaria ha eliminado en su mayoría este producto, la alternativa no es mucho mejor: el aceite.

"Aunque los aditivos de color certificables se han denominado colores de alquitrán de hulla debido a sus orígenes tradicionales, hoy en día se sintetizan principalmente a partir de materias primas obtenidas del petróleo", dice el sitio web de la FDA.

Listado en "ingredientes" como: Propilenglicol

Cómo lo consumimos: Aderezo para ensaladas

El propilenglicol se usa comúnmente como anticongelante (pero menos tóxico que el etilenglicol, un producto similar) y también se puede encontrar en aderezos para ensaladas como agente espesante.

Enumerados bajo "ingredientes" como: Aceite vegetal bromado (BVO)

Cómo consumirlo: Refresco con sabor a cítricos

Algo llamado "aceite vegetal" puede parecer sencillo en la producción de alimentos, pero el ingrediente activo, el bromo, se usa ampliamente como retardante de llama en muebles y puede ser tóxico. Los altos niveles de consumo pueden estar relacionados con el deterioro de las capacidades neurológicas y la pubertad de inicio temprano.

Enumerados bajo "ingredientes" como: Butilhidroquinona terciaria (TBHQ)

Cómo consumirlo: Nuggets de pollo

TBHQ no solo es asqueroso, también puede ser muy peligroso. El conservante creado sintéticamente se utiliza en todo, desde goma de mascar hasta esmalte de uñas y galletas de queso. Desafortunadamente, la sustancia es tan tóxica que solo un gramo podría enfermarte.

Enumerados bajo "ingredientes" como: Dióxido de silicio

Cómo lo consumimos: Sales, sopas y más

El dióxido de silicio se puede agregar a los alimentos como agente antiaglomerante y, a menudo, se usa para controlar la humedad. Si su sopa sabe un poco arenosa, ahora sabe por qué.

Enumerados bajo "ingredientes" como: Hidroxitolueno butilado (BHT)

Cómo lo consumimos: Cereal

A todos nos han dicho que los antioxidantes son buenos para nosotros, pero algunos son ciertamente mejores que otros. BHT entra en el grupo de "otros". Esta propiedad antioxidante ayuda a mantener los alimentos frescos por más tiempo. Por lo tanto, siempre que esté de acuerdo con consumir el mismo compuesto químico que se encuentra en los productos del petróleo, como el combustible para aviones, ¡sus hojuelas de salvado pueden permanecer crujientes durante semanas!

Enumerados bajo "ingredientes" como: E285

Cómo lo consumimos: Caviar

El bórax, el conocido agente de limpieza del hogar, también se puede encontrar como conservante de alimentos en el caviar. Aunque está prohibido en la mayoría de los alimentos en los EE. UU., El caviar importado conservado con E285 todavía se puede vender aquí.

Aclaración: La imagen asociada originalmente con propilenglicol sugirió que era un anticongelante comúnmente usado en automóviles. Este químico se encuentra a menudo como agente refrigerante en la electrónica.


4. Los minoristas de caja grande son más dañinos de lo que cree

Los conglomerados de comestibles son los mayores compradores y vendedores de productos comestibles y, como tales, tienen un impacto enorme en nuestra economía y nuestras comunidades. Según Progressive Grocer, en 2011, las cadenas de supermercados fueron responsables del 95 por ciento de las ventas totales. Los estudios han demostrado que muchas cadenas de tiendas grandes y nacionales en realidad pagan menos a los empleados en salarios y beneficios. Por otro lado, según la Serie de Estudios de Impacto Indie de Civic Economics, que compara el impacto que tienen las empresas de propiedad independiente en la economía con el de las empresas de cadena más grandes, se encontró que las empresas independientes brindan beneficios sustancialmente mayores a sus economías locales, creando mejores lugares. vivir. Las cadenas de tiendas y restaurantes extraen los ingresos generados localmente de la comunidad con cada transacción bancaria, los independientes en realidad crean un círculo virtuoso de gasto local. Cuanto más dinero se quede dentro de la comunidad, más puestos de trabajo, más inversión en distritos comerciales y residenciales, ingresos fiscales adicionales para los gobiernos locales y mayor apoyo para las organizaciones sin fines de lucro locales. Recupere el poder comprando en tiendas locales y mercados de agricultores.

Los conglomerados de comestibles son los mayores compradores y vendedores de productos comestibles y, como tales, tienen un impacto enorme en nuestra economía y nuestras comunidades. Según Progressive Grocer, en 2011, las cadenas de supermercados fueron responsables del 95 por ciento de las ventas totales. Los estudios han demostrado que muchas cadenas de tiendas grandes y nacionales en realidad pagan menos a los empleados en salarios y beneficios. Por otro lado, según la Serie de Estudios de Impacto Indie de Civic Economics, que compara el impacto que tienen las empresas de propiedad independiente en la economía con el de las empresas de cadena más grandes, se encontró que las empresas independientes brindan beneficios sustancialmente mayores a sus economías locales, creando mejores lugares. vivir. Las cadenas de tiendas y restaurantes extraen los ingresos generados localmente de la comunidad con cada transacción bancaria, los independientes en realidad crean un círculo virtuoso de gasto local. Cuanto más dinero se quede dentro de la comunidad, más puestos de trabajo, más inversión en distritos comerciales y residenciales, ingresos fiscales adicionales para los gobiernos locales y mayor apoyo para las organizaciones sin fines de lucro locales. Recupere el poder comprando en tiendas locales y mercados de agricultores.


6 señales de advertencia de que eres adicto al azúcar

La adicción al azúcar está en su punto más alto. El estadounidense promedio consume alrededor de 20 cucharaditas de azúcar al día (también conocido como 80 gramos). Eso puede sonar como un número obsceno & # 8211 y usted & # 8217 tiene razón, ¡lo es! & # 8211 pero el azúcar acecha en más lugares de lo que la mayoría de la gente se da cuenta. Incluso los alimentos que creemos que son saludables, no solo donas, refrescos y barras de caramelo, por lo que si no tiene cuidado, es posible que se dé un atracón sin querer con demasiadas cosas dulces.

Quiero darle una mejor visión de dónde se puede esconder el azúcar.

A continuación se muestra un ejemplo de alguien que está tratando de comer de manera más saludable, pero podría terminar comiendo más azúcar de lo planeado al final del día:

  • Te despiertas un lunes por la mañana y estás corriendo para salir por la puerta, pero tengo que desayunar, es la comida más importante del día, ¿verdad? Entonces tienes un paquete de avena instantánea Quaker & # 8217s (12 g de azúcar)
  • Luego te pones a trabajar y te das cuenta de que todavía tienes hambre, así que tomas una barra de granola saludable, por ejemplo, una barra de lino Kashi Crunchy Granola Pumpkin Spice Flax (10 g de azúcar)
  • Llegó la hora del almuerzo y trajiste una comida congelada de pechuga de pavo asado dorada de Healthy Choice (16 g de azúcar)
  • Ahora tienes esa sensación de las 3:00 y estás buscando un impulso, pero aún quieres estar saludable, así que acude al Smoothie King local y obtén un batido de bayas mixtas de Immune Builder. (58g de azúcar)
  • Ahh, el trabajo terminó, sudaste bien en el gimnasio de camino a casa, y ahora es la hora de la cena. Pollo a la parrilla con salsa BBQ Sweet Baby Ray & # 8217s y verduras al vapor (32 g de azúcar)
  • Son las 8:30, ha sido un día largo, te mereces un helado. Te saltas los lácteos y vas por solo 1/2 taza de helado de leche de coco con chispas de chocolate y menta (15 g de azúcar)

Eso & # 8217s un total de 143 g de azúcar o casi 36 cucharaditas , y esa persona ni siquiera tenía dulces, refrescos o pasteles en su día. La Asociación Estadounidense del Corazón recomienda limitar los azúcares agregados a 6 cucharaditas (o 24 gramos) al día para las mujeres, 9 cucharaditas (o 36 gramos) para los hombres.

Definitivamente da miedo pensar que podrías ser adicto al azúcar y ni siquiera darte cuenta. Uno de los consejos de salud más importantes que puedo darte es leer siempre las etiquetas! Mire para ver cuál es el tamaño de la porción del producto, cuántos gramos de azúcar hay en cada porción y lea la lista de ingredientes para ver de dónde proviene el azúcar.

El azúcar está relacionado con la causa o el aumento del riesgo de obesidad, hipertensión, inflamación, daño hepático, desequilibrios hormonales, demencia, osteoporosis, presión arterial alta, depresión, dolores de cabeza y fatiga. Sin embargo, es posible que muchas personas ni siquiera sepan que tienen un problema. Estos son los cinco signos principales de que podría ser adicto al azúcar.

¿Eres adicto al azúcar? Aquí están mis 6 señales principales de que podría ser un adicto:

1. Anhelas carbohidratos simples.

Los carbohidratos simples son alimentos como el pan blanco, el arroz y la pasta. Están súper procesados ​​y se les ha eliminado la mayoría de sus nutrientes y fibra, y lo que queda es muy almidonado. De hecho, se convierten en azúcar en el momento en que se los lleva a la boca, lo que significa que su cuerpo reacciona como si acabara de ingerir azúcar. Son una forma engañosa de que su adicción al azúcar se manifieste y pueden alimentar la adicción de su cuerpo al azúcar.

Comience a agregar más verduras dulces y complejas con carbohidratos a su dieta como ñame, batatas, calabazas y zanahorias. La adición de este tipo de verduras ayudará a frenar sus antojos debido al azúcar natural.

Se espera comer algo dulce después de una comida. Es posible que ni siquiera piense mucho en su cena porque está demasiado concentrado en el dulce que comerá después, o se enojará si no se ofrece postre. Algunas personas llegan al punto en que no pueden terminar una comida sabrosa sin un dulce, ¡lo cual es un problema aún mayor en sus manos! Cuando te acostumbras a tomar azúcar después de una comida, el antojo se siente totalmente normal, aunque los productos horneados y las golosinas azucaradas deberían ser una excepción, no la regla.

Comience a alejarse de una golosina azucarada procesada con un bocado de fruta (las moras doradas son mi cosa favorita porque son dulces pero también ácidas, de la naturaleza y Sour Patch Kid).

3. Estás cansado todo el tiempo

Es normal sentirse cansado después de un día largo y duro. No es normal sentirse cansado cuando se despierta y arrastrarse durante la semana laboral. Si bien existen numerosas razones para esto, uno de los mayores cambios que noto cuando organizo los Desafíos de nutrición de 30 días (no se permite el azúcar) es que cuando las personas eliminan el azúcar refinado, ¡obtienen un impulso de energía inmediato!

Es posible que tenga una relación adictiva con el azúcar si sufre fatiga extrema o tiene problemas para concentrarse sin consumirlo regularmente en su día. Dr. Barry Sears (autor de La Zona Mediterránea) dice & # 8220 Una de las mejores señales de que eres adicto al azúcar es que estás constantemente fatigado. Esto indica que los músculos no reciben suficiente glucosa debido a la resistencia a la insulina. Como resultado, no puede producir suficiente energía química. Una nueva oleada de glucosa que ingresa al torrente sanguíneo le proporciona energía temporal. Esta glucosa puede provenir de refrescos endulzados, jugos de frutas, agregar un exceso de azúcar al café, productos de pan y cualquier producto alimenticio elaborado con azúcares refinados. & # 8221

4. Consume alimentos azucarados más allá del punto previsto.

Imagínate esto: compras una barra de chocolate. Definitivamente no quieres comer todo a la vez, así que te dices a ti mismo que solo comerás la mitad y luego guardarás el resto para más tarde. Lo siguiente que sabes es que estás terminando la última pieza y piensas: ¡quiero más! ¡Eso no fue suficiente! & # 8221

Como una resaca del día después, inmediatamente después tienes sentimientos de arrepentimiento.

Pregúntese: & # 8220¿Por qué realmente quiero este chocolate? & # 8221 Si su respuesta es emocional (usted & # 8217 está triste, aburrido, enojado, frustrado, etc.). y usted está recurriendo al azúcar para calmarse, podría ser mejor alejarse de la situación y la tentación y, en su lugar, dar una caminata de 10 minutos al aire libre.

5. Usted come alimentos azucarados incluso cuando no & # 8217t De Verdad querer.

Le ha sucedido esto a usted? Ves una barra de chocolate y te tomas un momento y te preguntas si realmente la quieres y dices que no. Pasan 10 minutos. La barra de chocolate está llamando tu nombre.

Sabes que no es una buena idea comerlo, pero empiezas a racionalizar por qué estaría bien comerlo. Te dices a ti mismo que comiste sano hoy y te saltearás el postre durante los próximos dos días. Así que hazlo y te dices a ti mismo que solo será esta vez. ¡Sugar & # 8217s se apoderó de ti! Es una buena idea tener siempre fruta fresca a mano para poder combatir estos antojos cuando aparezcan.

6. Sigue comiendo alimentos azucarados, incluso después de estar lleno.

¿Alguna vez ha comido tantas galletas o tantos dulces que le han dado dolor de cabeza, gases, hinchazón, pensamientos confusos, fatiga o somnolencia? Si es así, ha experimentado una resaca de azúcar.

Probablemente sepas que los atracones de azúcar te harán sentir así, pero lo haces de todos modos, y probablemente suceda más de una vez a la semana. Trate de no tener alimentos azucarados en su casa para evitar la tentación y dificultar que esto suceda.

¿Cómo te fue con esta lista? Si se identificó con algunos de estos, sepa que no está solo y que puede vencerlo. Hice.

Recuerdo un momento en que traté de evitar terminar una bolsa de M & ampM & # 8217, así que los tiré a la basura & # 8230 solo para volver a la basura y sacar la bolsa, ¡y comerme el resto!

El primer paso es la conciencia. Es posible que se dé cuenta de que está enfermo y cansado de que el azúcar controle sus hábitos alimenticios. Avíseme si le gustaría recibir ayuda para controlar su adicción al azúcar y reemplazarla por una adicción a los alimentos saludables.


11 alimentos saludables que no sabías que podían provocar estreñimiento, según los expertos

Cuando tienes que ir, a veces simplemente no puedes ir. Si alguna vez ha estado estreñido, sabe la incomodidad que puede causar no poder hacer caca. Y si bien es posible que se esté devanando la cabeza por la causa, ya que ha estado comiendo de manera tan nutritiva, sepa que hay alimentos saludables que causan estreñimiento y que pueden ser la causa de su respaldo intestinal.

Esencialmente, el estreñimiento es solo una desaceleración de la forma en que la comida rápida puede pasar a través de su tracto digestivo, y hay una variedad de razones por las que este podría ser el caso. Lo que comes es definitivamente uno de ellos.

Como le dice a Bustle la nutricionista dietista registrada Erin Lisemby Judge, RDN, de Judge Nutrition & amp Wellness, para mejorar el estreñimiento, asegúrese de comer mucha fibra, pero no demasiada.

& quotElija estos alimentos como fuente de fibra: frutas, verduras, avena cocida y cereales integrales. Si está buscando agregar más fibra a su dieta, agregar semillas de lino molidas es una excelente opción ", dice Judge.

Otras formas de mejorar el estreñimiento, dice Judge, son mantenerse hidratado y mover el cuerpo. Si está deshidratado, las heces pueden volverse duras, lo que evita que se muevan a través del tracto gastrointestinal con facilidad.

El ejercicio también ayuda a suministrar flujo sanguíneo al tracto gastrointestinal para aumentar el movimiento de las heces, dice Judge. Por lo tanto, un poco de ejercicio suave como caminar, trotar o hacer yoga puede ayudar a aliviar el estreñimiento sin causar más molestias. A continuación, eche un vistazo a algunos alimentos que quizás desee evitar si el objetivo es aclarar afuera tus intestinos.


9. Sopa de pollo

¡Es mejor que crea que la sopa de pollo es tan buena para el cuerpo como para el alma! Es por eso que es una opción para Villanueva. "Las sopas no solo tienen un alto valor nutricional, sino que también te ayudan a mantenerte hidratado", dice. & ldquoSólo quédate con una versión casera para evitar los químicos dañinos y los aditivos inflamatorios que a menudo se encuentran en las sopas enlatadas prefabricadas. & rdquo

Villanueva llena sus sopas con cebollas y ajo, que ofrecen beneficios únicos para la salud. El ajo, por ejemplo, tiene un compuesto antimicrobiano que puede ayudar a combatir virus y bacterias, según muestra una investigación.


10 adicciones que quizás no sepa que tiene

Cuando la mayoría de la gente piensa en adicciones, asocia la palabra con una adicción a sustancias, como alcohol, tabaco u otras drogas. Pero en los últimos años, los científicos han dedicado cada vez más tiempo a estudiar lo que se conoce como adicción conductualo un deseo abrumador de participar en un comportamiento o acción en particular. Algunas de las características de las adicciones a sustancias y las adicciones conductuales son las mismas, incluida la falta de control sobre las propias acciones, el comportamiento compulsivo u obsesivo y continuar haciendo algo a pesar de las consecuencias negativas.

Sin embargo, para algunas adicciones, la acción en sí se considera socialmente aceptable, lo que hace que la adicción sea más difícil de identificar y tratar. De hecho, algunos comportamientos son tan comunes que una adicción puede pasar desapercibida fácilmente [fuente: Ries]. Pero, ¿dónde está la línea divisoria entre el comportamiento normal y una adicción? ¿Y cómo puedes notar la diferencia? Aquí, echaremos un vistazo a 10 cosas a las que algunas personas, tal vez incluso usted, ni siquiera se dan cuenta de que son adictas.

& quot; Workaholic & quot es un término que se usa de manera bastante imprecisa en estos días. Pero incluso si pasa mucho tiempo trabajando y está especialmente dedicado a su profesión, es posible que no sea necesariamente un adicto al trabajo.

Los adictos al trabajo encuentran razones para trabajar, incluso si no es necesario: sus mentes están pensando constantemente en el trabajo y en cosas relacionadas con el trabajo. La adicción al trabajo es un trastorno compulsivo, por lo que un adicto ni siquiera necesariamente tiene que gustarle su trabajo. In other words, if you're a workaholic, it's part of who you are, not a result of the job you have [source: Robinson].

Workaholism is an emotional issue, so it's not just about the number of hours you work it's about your frame of mind and the chemical processes happening in your body that reinforce the behavior. Some workaholics get their high from the adrenaline released when they're stressed out [source: Robinson]. Others, however, might be performance addicts who are drawn to the praise and sense of accomplishment that comes with overworking.

Like any addiction, a work addiction can negatively affect other areas of your life, such as relationships with family and friends, and even physical health. One problem with being addicted to work is that other people -- bosses, co-workers or family members -- sometimes reinforce the behavior and even reward work addicts for being so focused and driven in their jobs. Society values a strong work ethic -- so much so that it can be difficult to notice when a person has become addicted.

Even though the Internet has only been around for a few short decades, some people's preoccupation with being on the Web has crossed over from hobby to addiction. And that's probably not difficult to believe considering how much time most of us spend in front of our computers these days.

As our work, social and private lives become more and more technology-oriented, some of us have a hard time knowing when to power down. According to The Center for Internet Addiction Recovery, between 5 and 10 percent of people are addicted to Internet use today [source: Padwa]. And Internet addiction rates tend to be higher among college students -- some studies found rates as high as 15 percent [source: Young].

So what are the signs of Internet addiction? Like most addictions, the major sign is that it interferes with your normal life. For addicts, time spent online takes priority over pretty much everything else and can start to affect relationships with other people. Some studies show that Internet addicts may actually go online just to feel normal, and that time spent away from the Internet creates feelings of withdrawal. Addicts might also feel irritable, depressed or lonely when they're unable to spend enough time online. Studies show that an Internet addict will spend, on average, 38 hours per week online [sources: Padwa Ries].

Among young people, one of the most common forms of Internet addiction is an addiction to online gaming. In particular, online role-playing games have led many to become dependent on the sense of belonging these online communities provide. An organization called On-Line Gamers Anonymous was formed to help online gaming addicts overcome their addictions with a 12-step process similar to that of Alcoholics Anonymous [source: Padwa]. There's also a modified program for atheist and agnostic gamers facing addiction.

These days, getting an ultra-customized, caffeinated beverage in one of the many coffee shops around town is the norm for most people. But have you ever forgotten your morning cup of joe? Did you get a headache? Were you irritable? You might have been experiencing withdrawal from a caffeine addiction. Even if coffee's not your drink of choice, other caffeinated beverages like soda or energy drinks have the same effect.

Like most addictive drugs, caffeine provides a reward for the brain. Caffeine mimics adenosine, a molecule that induces sleep and slows down the body's nervous system. When you take in caffeine, it binds to adenosine receptors in the brain instead of allowing the adenosine to bind with them. But caffeine doesn't have the same effect as adenosine. Instead of slowing down the nervous system, caffeine causes it to speed up, and adenosine doesn't get a chance to do its thing. And the more caffeine you take in, the more reliant on it you become to keep going [source: American Running and Fitness Association]. Caffeine also increases dopamine production, which activates the pleasure centers of the brain -- another reason it can be addictive.

Some of the signs of caffeine addiction include restlessness, chest pains, fatigue, nausea and headaches. More than half of coffee drinkers experience withdrawal symptoms when trying to cut out the drink [source: Lowinson].

Does the thought of missing your favorite television series stress you out? Would you be bummed if your cable service went down for a day? Do you sometimes think you spend too much time watching TV? Well, you're not alone. As many as 12.5 percent of people say they're addicted to television, while up to 70 percent surveyed thought that others were addicted [source: Kubey].

Some types of addictions develop as a sort of self-medication. In other words, they're used as a way of dealing with negativity or to numb emotions such as sadness, loneliness or stress. Sometimes they just make you feel relaxed or help you to tune-out for a while. One example of this effect is television. Studies show that people feel more relaxed and at ease while watching television -- they're less alert and their brain waves are less active [source: Kubey and Csikszentmihalyi]. And that's what most people want after a long day at work, right?

The problem is that relying on something like television to take away stress can become addictive behavior. And like addictive drugs, the longer you do it, the less of a reward you get from it. That's why, for instance, the fifth hour of TV viewing is less satisfying than the first.

What's more, when you're relaxed, you're less likely to stop doing what you're doing -- in other words, relaxing in front of the TV makes you less likely to want to turn the TV off and go do something else.

Some people just love to love, and scientists estimate that the number of Americans dealing with a love addiction is between 5 and 10 percent of the population [source: Sussman].

Being in love creates feelings of excitement and attachment, but addicts become overly preoccupied and even obsessed with those feelings. One type of love addiction occurs when a person becomes obsessed with a love interest. These people tend to feel as if they can't live without the person, and that their significant other is their only source of happiness.

Another type of love addiction happens when the addict seeks to replicate the emotional high of a new relationship over and over again. When you're in love, the body releases a bunch of chemicals that make you feel energetic, happy and motivated, such as dopamine. You also have increased levels of oxytocin, which gives you a feeling of attachment. This effect is greater early in a relationship, which is why some people who are "addicted to love" continually seek out new love interests in order to reproduce those early-relationship feelings [source: Sussman].

Scientists think there may be a few things that can lead to an over-preoccupation with love. While brain-related problems or imbalances may be a factor, social interactions and early family life might also play a role. Some researchers even think that our culture's obsession with portraying and idealizing love leads people to become overly focused on it, as well [source: Sussman].

While both love and sex cause some of the same chemical processes to take place in the body, people who are addicted to love are not necessarily addicted to sex. Though researchers have found cases where people are addicted to both, there's no evidence to support the fact that the two are related.

We all know someone who constantly seems like a downer. You know, those glass-half-empty people? The people who can always seem to find a downside for everything that's positive? Well it turns out that some people can actually become addicted to negativity and self-doubt -- a situation that's sometimes referred to as "negaholism."

People who are addicted to negativity see everything in a negative light -- the outlook is always bleak. They find fault in most things and never seem to be satisfied. What's more, negativity addicts might actually seek out negative situations and criticism or be preoccupied with past negative experiences. Negaholics also tend to complain about a problem, rather than try to fix it.

So what's addictive about being negative? Well, like most addictive behaviors or substances, negativity gives you a mental stimulus. And our brains actually react more strongly to negative stimuli than to positive stimuli, so negative thoughts and feelings are more stimulating than positive ones. What some people become addicted to is the surge of brain activity happening when they think negatively [source: Cannon].

Negativity addiction can be deep-rooted and can result from emotional trauma or dysfunction at an early age. It's kind of like a build up of negative emotions that paints everything else in a negative light, sometimes making it difficult to overcome [source: Cannon].

Exercise is a healthy activity, and even though not all of us engage in it, we all know the benefits. But for some, the need to break a sweat and work the body can turn from a healthy habit into a dangerous addiction.

Some people who are addicted to exercise actually experience withdrawal symptoms if they haven't exercised for a day or more. These symptoms include irritability, anxiety and even guilt for not hitting the gym. Usually these symptoms appear when the person is injured or is prevented from exercising for some reason that can't be controlled.

Exercise addicts make exercise a priority, even if it's not physically advisable (such as after an injury). They constantly feel the need to maintain a certain exercise regimen and can become stressed out of they don't feel they've exercised enough. Some might never feel satisfied with the amount of exercise they're doing.

Exercise addiction can be one of the many symptoms of body dysmorphic disorder, a condition in which a person becomes preoccupied with his or her physical appearance, especially any perceived flaws. Not all exercise addicts suffer from this disorder, but if the need to exercise is centered on perfecting one's physical appearance, there's sometimes a connection.

Picking, scratching, squeezing a zit, pulling at a hangnail -- it's all harmless, right? Well, not always. The addiction to skin picking, also called dermatillomania or pathological skin picking, involves obsessively picking and pulling at the skin, even if it causes harm (like bleeding, scabbing or scarring). Some skin pickers use their fingernails and others even use implements like tweezers or pins. Some addicted skin-pickers say they spend up to 12 hours a day picking at their skin [source: Ries].

The disorder is not specific to one particular area of the body -- skin pickers might pick at their hands, arms, face and pretty much anywhere else, though some people limit their compulsive behavior to one area of their body.

For many of the afflicted, it's a nervous tic -- they pick more frequently when under stress, and it might even be a subconscious behavior that they're not always aware they're doing. Most people engage in picking when alone or only around close family, since there is a social stigma attached to this type of behavior. The majority of skin pickers tend to be women, but men can also be addicted to this behavior as well. Like exercise, picking is sometimes associated with body dysmorphic disorder, especially if the picking is related to grooming

Have you ever been called a "shopaholic" because you'll hit the mall at the drop of a hat? It turns out that shopping addiction is a real thing, and it affects about 1 in 20 people [source: Gordon]. This addiction, also called oniomania, can be destructive, and not just to your bank account.

So what do you get from compulsive shopping other than a new pair of shoes? What's going on is that shopping makes you feel good: The body releases endorphins that stimulate the pleasure centers of your brain, making you happy and reinforcing your shopping habit. What's addictive is this high that comes with making purchases [source: Hatfield]. Another reason some shopaholics take to the stores is to soothe away negative emotions, like sadness and depression, giving meaning to the phrase "retail therapy."

But how do you know when your shopping habit has spiraled out of control? One of the most obvious signs is continually spending outside of your budget. Compulsive shoppers may have a spending limit in mind, but lack the self-control to stay within it. And it happens time and time again, not just once or twice. Shopaholics also often convince themselves that they actually need the things they're buying, even if they don't. Some shopping addicts even go to lengths to hide evidence of their shopping, whether that means stashing purchases or hiding bank statements, in fear that others will make them feel guilty about it.

In 2009, the vice president of finance for the electronics company Koss was fired after it was discovered she had been embezzling money from the company. Sujata Sachdeva had been stealing millions of dollars for years, using it to buy expensive jewelry and furs and to pay off credit card debt. Sachdeva claimed to be a serious shopaholic with a $650,000 per week habit. When all was said and done, the total she is thought to have stolen from her former employer was close to $31 million [source: Singleton].

Yes, that's right -- you can actually become addicted to things you're allergic to. It's a strange phenomenon, but it's pretty common and, when you get down to the science of it, it's easy to see that it works just like most other addictions.

When you have an allergic reaction to a food, the body releases a bunch of endorphins, lifting your mood and making you feel happier. The chemical high you get from these endorphins can be addictive in the same way drugs can be [source: Challem]. As a result, you end up seeking out those foods in order to replicate that euphoric feeling, a process that can end up becoming an addiction as you begin to subconsciously associate the foods you're allergic to with good feelings.

The most common foods to produce this allergy addiction effect include chocolate, soy, dairy products and wheat -- some of the "comfort foods" many of us flock to when we're feeling down.

To find out more about addictions and compulsions -- some admittedly stranger than others -- take a look at the links on the next page.


Ver el vídeo: Οι 9 Πιο Υγιεινές Τροφές Στον Κόσμο!